domingo, 5 de abril de 2009

VIAJE AL OMBLIGO DEL MUNDO

Hola amigos, hacía días que no actualizaba mi cuaderno-blog, y es que he estado de viaje en Chile e Isla de Pascua. Realmente el destino era la isla (y no, no soy un friki de "Perdidos", aunque me gusta bastante) pero necesariamente debes hacer escala en el continente ya que la única línea aérea que te lleva a Pascua es LAN-Chile, y ya aprovechando visité Santiago el día previo a partir hacia la isla, así como Viña del Mar y Valparaíso (y la casa de vacaciones donde pasó sus últimos años Pablo Neruda, "La Sebastiana") al regresar a Chile un día antes de volver a Madrid.



Moai en una de las laderas del volcán Rano Raraku.


La Isla de Pascua siempre ha sido un lugar que ha llamado poderosamente mi atención, por numerosos motivos, su nombre (Rapa Nui o "El ombligo del mundo" en polinésico, Te Pito O Te Henua), su aislamiento geográfico, sus moai, su encanto, su misterio... Su población no tuvo contacto con el exterior durante más de 1000 años, si hacemos caso a las teorías más aceptadas sobre su primitiva colonización. Fue "descubierta" en 1722 (el día de pascua), por el holandés Roggeveen, que posteriormente también llegaría a Bora Bora, pero tradicionalmente se cree que el primero en colonizar la isla fue un polinésico llamado Hotu Matu'a, entre los años 400 a 800 d.C. Para no aburriros con demasiados datos, os diré que hay unos artículos muy interesantes en la Wikipedia:

http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_Isla_de_Pascua http://es.wikipedia.org/wiki/Isla_de_Pascua

En estos artículos podéis aprender mucho sobre la historia y tradiciones de la Isla, así como de su incorporación a Chile y todas las vicisitudes que han ocurrido desde ese momento.

Plataforma de Ahu Akivi, los 7 moai representan a los 7 exploradores que Hotu Matu'a envió en una primera incursión a la isla para averiguar si ésta era habitable. Son los únicos moai de toda la isla que se encuantran mirando hacia el exterior (¿hacia el mar?).




En relación con el misterio que rodea a la construcción de los moai, su transporte, su significado, así como al súbito cese de esa actividad por parte de la población de la isla (este aspecto es muy claro en las laderas de Rano Raraku) os quería comentar a dos autores, que probablemente conozcáis: uno es el noruego Thor Heyerdahl, un infatigable investigador de las teorías de las migraciones y partidario de la idea de que la población original de la isla (y de toda Polinesia en general) provenía del continente (Perú), y para demostrarlo él mismo navegó el Pacífico desde las costas de Perú, en la balsa Kon-Tiki, hasta arrivar al archipiélago Tuamotú. Si habéis leído los artículos de la enciclopedia libre (u otras fuentes) veréis que estas teorías están casi totalmente desechadas debido a los estudios arqueológicos y sobre todo a los avances en genética (estudios de migraciones basados en tecnologías de ADN), así que parece bastante claro que el origen de los pascuenses es una población polinésica, probablemente de alguna de las islas Marquesas.



Desde el poblado ceremonial de Orongo se divisan los 3 islotes frente a la isla. El mayor de ellos, Motu Nui, es donde se recogía el huevo del pájaro manutara durante la competición del hombre-pájaro o tangata-manu, cuyo ganador era el hombre-pájaro reinante durante ese año (esta ceremonia continuó llevándose a cabo hasta la llegada de los misioneros a la isla a partir de 1860).

El otro autor del que os quería hablar ha escrito muchos libros de divulgación, es el norteamericano Jared Diamond, y tiene dos muy importantes, uno se titula Armas, gérmenes y acero, en el que se pregunta las razones por las que algunas civilizaciones han podido conquistar y hacerse superiores a otras, y el otro lleva por título Colapso, y en él pasamos al otro extremo, es decir, a los motivos que causan el fin de una civilización, ya sea avanzada o primitiva. Y el caso es que en este viaje me he hecho repetidamente dos reflexiones: la primera y quizá más intrascendente, es que el hecho de viajar te da una perspectiva totalmente diferente del mundo que te rodea, y del tuyo propio, ya que aprendes a ser mucho más tolerante y humilde, ningún lugar es el ombligo del mundo (quizá sólo Rapa Nui, jeje); la segunda, y esto es lo que me preocupa, es que a medida que profundizas en la historia de la isla, vas descubriendo que no era una sociedad tan utópica como pudiéramos imaginar (por su aislamiento y su falta de contacto con el exterior), ya que se agotaron los recursos naturales en la construcción de las estatuas y esto originó luchas y guerras entre los diferentes clanes (que por otra parte estaban divididos en "orejas largas" o los poderosos, y "orejas cortas" o los esclavos que tallaban y erigían los moai) y finalmente, junto con la inestimable ayuda de los barcos esclavistas peruanos, la población de la isla quedó reducida al "nada despreciable" número de 110 personas, quedando perdido para siempre la práctica totalidad del conocimiento que esta gente atesoraba, sobre todo los especialistas en la escritura Rongo-Rongo, que ya ningún Champollion podrá descifrar.

Así pues, la idea que nos encontramos detrás de todo ello es que ni siquiera en un lugar tan paradisíaco como Pascua el Hombre se ha salvado del Hombre, ni ha existido una armonía con la Naturaleza como tanto han intentado hacernos creer.


Por si queréis ampliar la información...:

Thor Heyerdahl:
-AKU-AKU. EL SECRETO DE LA ISLA DE PASCUA (Ed. Juventud. 1983. Barcelona)
-LA EXPEDICIÓN DE LA KON-TIKI (Ed. Juventud. 2002. Barcelona)

Jared Diamond:
-ARMAS, GÉRMENES Y ACERO (Ed. Debolsillo. 2007. Barcelona)
-COLAPSO (Ed. Debolsillo. 2007. Barcelona)

Playa de Anakena.

2 comentarios:

Lutgardo Fernández dijo...

¡Qué viaje te has pegado!.Tu post me incita a seguir conociendo más cosas sobre la Isla de Pascua (mucho más que cualquier misterioso documental de Iker Jimenez).
Te lo tienes que haber pasado pipa,Pedro.
Me enchufo a los links que has dejado...¡Qué interesante!.

Abrazos.

Gabor dijo...

AAh! Envidia absoluta la que me has provocado Pedro!!
Ha tenido que ser alucinante!
Es uno de los lugares que siempre me ha llamado la atención poderosamente, y como veo que a mucha gente, visto que has cruzado el planeta para visitar tan mágico lugar.
Aún recuerdo la revista lo que me alucinó el numero dedicado a Pascua en la recista "Lo desconocido" dirigida por el desaparecido Fernando Jimenez del Oso, en la que trataban de dar una explicación a tantos misterios que aún la rodea y me fascinó!!

Muy buena crónica amiguete! espero que sigas esta sana costumbre de viajar con la que tanto se aprende, siempre para bien.

Nabrazo!!